viernes, 1 de junio de 2012

Sexo en la década de 1940


Una de las mayores preocupaciones en las Fuerzas Armadas estadounidenses, tanto en territorio americano como en ultramar, eran las enfermedades de transmisión sexual que pudieran sufrir sus miembros.

No era cuestión de risa ya que el problema prendía como fuego alimentado por gasolina.

Desde que los hombres ingresaban en los “boot camps”, se les imbuía una breve concienciación del asunto y se rematizaba,  aún más si cabe, cuando disfrutaban de su primer franco. Una frase mítica de cualquier sargento para los reclutas, en tan ansiado día, era “put a boot on it”. Claro, nadie comprendía a la primera a qué se refería. Traduciendo y aclarando: “Póntelo (usa el condón).”

El preservativo formaba parte de los “útiles” del soldado, distribuyéndose sin vergüenza alguna, a pesar del puritanismo con la que siempre se ha identificado el espíritu social americano. En territorio continental, aparte de evitar contagios indeseados al tener relaciones con prostitutas, se trataba de controlar dichas enfermedades en la población local. En algunos pueblos cercanos a las bases el nivel de contagio se elevó alarmantemente entre las jóvenes del lugar, así como los embarazos no deseados. El ultramar se trataba de obtener un control similar.

Sea como fuere, con condón o sin él, en el caso de los miembros de la Marina estadounidense, se contaba con un kit profiláctico de limpieza de genitales, además de que era obligatorio inscribirse en una lista para ser examinado por el oficial médico al día siguiente en caso de haber tenido relaciones sexuales.

La prostitución siempre se ha visto aparejada con el fenómeno de la guerra. La concepción que se tiene culturalmente de tan antiguo oficio se relaja en estos tiempos, pero el peligro de las bajas por enfermedades de transmisión sexual, que son muy variadas, obligaban a tomar muy en serio no solo la legalización de la prostitución, sino su férreo control gubernativo y sanitario.

Puede que esto no os parezca más que una simple anécdota, pero formaba parte del mundo estadounidense en la década de 1940, tanto como quién era el líder en la liga de futbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario