martes, 17 de diciembre de 2013

El crucero «Reina Mercedes» ya ha zarpado


Al menos en su versión ebook, publicado por Tombooktú, ya que para tener entre las manos la de formato en papel todavía habrá que esperar al próximo mes de Enero de 2014.

Os presento mi obra “Crucero «Reina Mercedes». De la Armada española a la US Navy”.

Aquí os dejo unos enlaces para descargar:



Y aquí un enlace donde podréis echarle una visual rápida sin pagar un solo penique: http://www.book2look.com/book/lxFhF7JUjy

Por supuesto, cuando se pueda encontrar en las librerías y todo lo demás, me haré eco.

En esta segunda criatura mía sobre cuyos ojos se ha fijado una editorial, es mi primer ensayo histórico. Me llamó poderosamente la figura del único buque de guerra que se «salvó» tras el Desastre de la salida del puerto de Santiago de Cuba de la Flota de Cervera aquel 3 de Julio de 1898. El único navío que pudieron los americanos reflotar y enrolar en su lista de buques hasta su baja definitiva acontecida en 1957 como gesto de buena voluntad para con España (así como para ahorrar al erario público unos cuantos miles de dólares al año).

Un barco que bien pudo haber cambiado el fin de la guerra de 1898, obligando a EEUU a unas negociaciones de paz más propicias para con el Reino de España, pero que, a buen seguro, no habrían hecho más que alargar la agónica soberanía en la Gran Antilla unos pocos años más. Su destino estaba sellado.

Durante su redacción, que en un comienzo tan solo iba a ser un artículo para la Revista General de Marina (como el que ya he hecho también con el crucero «Don Juan de Austria» (éste cayó en Cavite para ser posteriormente reflotado), se me acabó yendo de las manos, quizá por querer conocer todos los recovecos de un barco de triste historia cuyo último comandante, Venancio de Nárdiz (quien también estuvo en Pontevedra), dio nombre al puerto viejo del pueblo en el que crecí y yo sin saberlo, como otras cuantas cosas más sobre un periodo que lleva tanto tiempo en nuestras mentes que parece más un fantasma que algo real a lo que prestar atención.

Os adjunto a continuación su sinopsis:

Muchos barcos de guerra tienen una historia apasionante y el crucero Reina Mercedes es uno de ellos. Nacido para honrar a la reina María de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, combatirá con valor en la guerra de Cuba contra la flota americana. Un buque con un destino que cumplir, con la US Navy en la Segunda Guerra Mundial. Pocos barcos han podido simbolizar el enfrentamiento de dos naciones y, a la vez, su reencuentro y conciliación. Y en la historia de la Armada española y la US Navy brilla con especial intensidad este crucero, cuyas acciones en la guerra cubana, así como su sombra en la Guerra Fría pudieron haber cambiado el panorama actual para siempre. Recorre a través de estas páginas una historia singular, triste, curiosa, valiente y fiel de los avatares de un buque de guerra que sirvió a dos Marinas y que vivió algunos de los momentos más trágicos del fin de nuestro Imperio ultramarino, así como el fin del aislamiento mundial de España tras la Segunda Guerra Mundial.

Un saludo!

lunes, 25 de noviembre de 2013

Coleccionando dedicatorias



El pasado 14 de noviembre del corriente año tuve la oportunidad de asistir a la presentación en la librería pontevedresa de Cronopios (¿por qué no hacerles publicidad?) de Rōnin (TH Novela (Planeta)), la nueva novela de Francisco Narla, auténtico best-seller español que, en esta ocasión, ha desviado su buen hacer narrativo hacia Japón y hacia esa extraña historia de una delegación nipona que llegó a las costas españolas hace, ni más ni menos, que algo más de 400 años.

Disfrutando de una presentación muy amena e ilustrativa para aquellos que nos encanta la cultura japonesa, y en la que el autor nos ha ido dejando señales sobre los easter eggs que ha ido dejando escondidos por las páginas, al final pude hacerme con un ejemplar firmado y conocer en persona a Francisco.

He de confirmaros que es la primera vez que he podido escaparme a una presentación y obtener un ejemplar firmado de esta manera y esto me hizo cavilar en los ensayos y novelas que albergan mis anaqueles, dedicados por aquellas personas que se han dejado el alma en ellos. Parece una tontería, sobre todo cuando lo digo yo, que también he firmado unos cuantos (muchísimos menos que Narla, por supuesto).

Aparte de Rōnin, me he dado cuenta de que tengo otros 8 libros que bien merecen ser mencionados y revisitados gracias a este post.


El primero que compone mi colección lo obtuve por la intermediación de nuestro gran amigo Juan Granados. Sabiendo de mi interés por Indochina, consiguió que su camarada Luis Alejandro Sintes me remitiera un ejemplar de La guerra de la Conchinchina (Edhasa). Un volumen muy instructivo sobre la presencia española en esa exótica zona del Sudeste asiático durante el s. XIX, en el que cada capítulo bebe del anterior pero que casi se puede leer por separado al mencionarse, a modo de reintroducción, pasajes determinantes.


A veces tengo suerte y, en un sorteo que organizó el blog Novilis, me pude llevar la obra Españoles en la Legión Extranjera francesa (Inédita), de Joaquín Mañés Postigo, ante la irritación de algunos, sea dicho de paso. Esta obra es un repaso a la historia de la propia Legión, además de un lugar de encuentro de compatriotas a lo largo de varios siglos, hasta la actualidad. Por algo Mañés es un experto en este campo.


Luis Mollá parecía un misterio al comienzo, pero tras muchos mails, acabó siendo un buen amigo con el que compartir esta tortura-delicia que es el escribir. Viejo lobo de mar, tanto literal como literariamente hablando, no dudó en ser mi confidente y darme unos buenos consejos, además de dedicarme una de sus obras: La tumba de Tautira (De Librum Tremens), una curiosa aventura que se vive a caballo entre Sevilla, el Caribe, Francia y el Pacífico, a lo largo de vivencias de unos personajes que acaban siendo unos perfectos compañeros de viaje y que cuenta con un hermoso final.


El maestro de Jarcia (De Librum Tremens) es un recorrido por un tema tan fundamental para la Marina en los tiempos de la vela como desconocido para la mayoría: la fabricación de la jarcia en Cataluña, pero también sus páginas fueron un buen sitio para encontrar espías, conspiraciones y una aventura de primer nivel junto al caballero Jorge Juan. Manuel Díaz, su autor, también fue otro de los que me apoyaron en la difícil tarea de ser escritor, además de ser una gran persona.


Nunca me había puesto a leer una novela sobre submarinos y la guerra civil 36-39. Sin duda, la obra de Miguel Aceytuno, camarada también, es la ideal. Titulada Submarino B-7 (De Librum Tremens), encierra un canto a la lealtad sin entender de ideologías. Otro más que con sus consejos, obtenidos de las maratones, permitieron que también me convirtiera en escritor.


Con Lidia Mariño compartí las frustraciones del autor novel. Casi escribíamos nuestras obras a la par y publicamos el mismo año. Con su La verdad del bufón (Atlantis) quiso presentar un thriller histórico ambientado en las mismas ciudades de Santiago de Compostela y Pontevedra, gracias a la figura de Cristóbal Colón y a la teoría, cada día con más peso, que defiende que el almirante era uno de los miembros de la familia de los Sotomayor de mayor renombre, aunque no necesariamente en su vertiente positiva: Pedro Madruga. Tomando como referencia los ingredientes básicos de este género, plantó a una audaz investigadora sobre el terreno corriendo tras las pistas. Como era de esperar, realizamos un “intercambio de prisioneros” y cada uno se quedó con un ejemplar del otro.


David J. Skinner es un tipo genial al que tuve la suerte de conocer en mi presentación de Los últimos años de mi primera guerra en Madrid, el 11 de julio de 2012. Apasionado de la novela policíaca, pude contar con su firma en uno de sus ejemplares que, aunque pequeño, no deja de narrar una historia negra y esquiva bajo el título de Los crímenes del ajedrez (Ediciones QVE).


Me pasó otro tanto con este libro como con el de Mañés Postigo: un concurso en el que la  Suerte me sonrió, aunque en esta ocasión no soy capaz aún de recordar dónde me apunté. Creo que era dando ideas para una futura novela de Javier Sierra y dejé cierta vagar referencia al misterio del San Telmo. Un buen día recibí un mail donde se me indicaba que había ganado un ejemplar y que diera mis datos para que me lo remitiesen. Todo parecía legal. No era una cuenta de un servidor sospechoso, sino de la propia editorial. El premio fue un ejemplar de El ángel perdido (Planeta), bellamente dedicado por su autor.



Ya cuento con 9 libros únicos y resulta imposible saber cuántos llegarán. Sin duda este es uno de los aspectos más bellos de la lectura.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Mi primera intervención radiofónica


Este pasado sábado intervine por primera vez en un programa de radio. Me puse un tanto nervioso. El tema del día en "Con 29 Letras" era el proceso de investigación de un autor de novela, en este caso, vinculado a la Historia, en concreto hablando de "Los últimos años de mi primera guerra".

martes, 5 de noviembre de 2013

Consejos para escribir: personajes y diálogos

Cuestión ésta muy angustiosa para el escritor de ficción. Es complicada a más no poder porque nos enfrentamos a los elementos que han de interactuar en el escenario que creamos con la narración. 

Lo peor que puede suceder es que sean todos esos hombres y mujeres, niños y ancianos, que han de ramificar con sus diálogos las tramas, unos meros fantasmas planos, todos idénticos. 

En no pocas novelas, incluso best-sellers, nos encontramos con figuras de cartón. Muchos son secundarios, pero también los hay principales. Carecen de la más mínima personalidad. Sin fondo y ésta es una grave deficiencia para un autor.

Lo primero que debemos hacer cuando nos ponemos en serio es ir confeccionando una lista de personajes. No estoy diciendo que sea una relación numerus clausus desde la primera página. Sería algo imposible y estúpido. No. Digo que vayamos realizándola a medida que la historia requiera a estos personajes. Es muy importante su anotación. No solo la de sus nombres y su relación con el actor principal; pues estos han de verse formados y materializados en gente de carne y hueso. Una cosa bien sencilla para lograrlo es que estos se identifiquen con personas que ya conozcamos. Pueden ser los alter-ego de compañeros de clase o trabajo, de gente con las que hemos tratado a lo largo de la vida por cuestiones sociales, incluso desconocidos que nos han llamado la atención en la calle. Puede que lo más sencillo sea vincular a nuestros personajes con aquellos que se cruzan con nosotros en series de televisión, películas, realities, etc.

¿Trampas? No son trampas para nada y cualquiera que escriba y que te diga que no hace lo mismo que acabo de decir es que miente de la misma forma con la que afirma categóricamente que se ducha con agua fría todos los días.

Para escribir con algo de coherencia tenemos que mirar a los que nos rodean y observar sus palabras, sus maneras, sus ideas y transformarlos para nuestra obra. Tenemos una fuente inagotable de imaginación, mas es imposible imitar la vida desde el folio si no prestamos atención a la misma.

Una vez que tenemos un rostro para los personajes, una manera de actuar que consideramos correcta dentro de la trama, estos nos ayudarán a seguir tirando del hilo a pesar de que aún nos queda dotarles de voz. Para ello es principal identificarlos con esos seres reales. No podemos contentarnos con dar pinceladas de su personalidad en la narración sin más. Hay que hacerles hablar y ahí está lo complicado porque podremos acabar por crear tipos que más que interactuar se limiten a “leer” un guión con el mismo ardor que un guijarro.

Podemos dotarles de diálogos rápidos, pero si nos molestamos de nuevo en atender a lo que nos rodea, vemos que, cuando interactuamos social y dialécticamente, no hablamos en forma de mensaje de Twitter. En ocasiones, muchos de nuestros diálogos se quedan no muy alejados en extensión con los que William Shakespeare dotaba a sus personajes. No nos comunicamos con frases simples ni monosílabas, sino con estructuras complejas (salvo excepciones).

Si queremos hacer algo bueno y que sea atractivo, tenemos que acudir a los textos teatrales y a las series de televisión, además de absorber todo lo posible de las obras del s. XIX.

La trillada fobia del folio en blanco no es el problema del autor, sino el emborronarlo de vida, aún desde la ficción más absoluta, ya que el lector siempre necesita de un ancla que lo retenga seguro a un mundo que conozca, con unos personajes que puedan resultarles familiares y que no sean simples formas de cartón, planas y sin fondo.

Un consejo muy bueno es visionar las películas de Quentin Tarantino. Él sí que sabe de esto. Lo mismo dan sus obras cinematográficas que aquellas otras producciones donde haya colaborado. Un claro ejemplo es el capítulo doble de CSI Las Vegas que guionizó y dirigió. No ganó premios simplemente porque su nombre apareciera en los títulos de crédito; sino porque con él los personajes ganaron enteros con diálogos más vivos y con fondo.

Intentadlo al menos.

lunes, 21 de octubre de 2013

Consejos de escritura: engañémonos para continuar escribiendo

Para mantener un ritmo regular y constante, si es que nos atrevemos a alcanzar lo mínimo que escribe a diario el Burger King de la Literatura (es decir, Stephen King), tenemos que desenterrar 2.000 palabras de cada vez. Parece demasiado (tampoco hay que escribir por escribir) pero, creedme, llegar a esa marca no es lo complicado. Lo que sí resulta torturador es superar la barrera psicológica de las 700-1.000 palabras. Una vez que estás al otro lado, todo parece ser más llano. Por supuesto, nunca se hará cuesta abajo, pero lo agradecerás.

Puedes acostumbrarte a ello como el subir siempre por las escaleras o hacer abdominales. Es cuestión de ganas mas, como en todo, hace falta algo que nos motive y “engañe” la mente. No es lo mismo hacer footing (¡qué deportista estoy hoy!) solo que acompañado, con el ruido de la calle que con tu música favorita (tu propia banda sonora personal) a través de tus cascos. Obvio es que las segundas opciones resultan ser las mejores en esta ocasión. Los metros parecen desaparecer y el tiempo corre más deprisa. Y mejor aún: no te importa seguir un poco más. 

Algo parecido debemos encontrar respecto a nuestra afición o a lo que pretendemos que acabe siendo una profesión. En mi caso, me aburro muchísimo sin música. En el instituto estudiaba con Rock y no se me daba nada mal. En el trabajo casi siempre tengo los altavoces del PC a pleno rendimiento, pero, para mi desgracia, en el mundo laboral rindo menos si las notas me envuelven. No soy capaz de alcanzar una concentración adecuada. Ni siquiera, de forma mínima. Por eso, cuando escribo, todo ha de estar en silencio. 

Resulta mortificante, pero necesario.

Y esto parece un contrasentido con el ejemplo del footing que he comentado hace unos instantes, pero es que cada uno tiene un mundo dentro de sí mismo.

Hay que buscar un método con el que escribir nos sea fácil y cómodo.

En la actualidad hay muchas formas de acceder a la escritura, pero vamos a centrarnos en la de toda la vida, tinta y papel, y en el procesador de textos que encontramos en cualquier ordenador de mesa o portátil.
Hace un tiempo, creo recordar, que compartí con vosotros una técnica mixta que empleo: combinar la escritura a mano con el teclado. Curiosamente, coger el bolígrafo y ponerse a garabatear es la mejor porque, si eres un jockey de las teclas, el ir más lento (en mi caso) pero sin pausa, te permite pensar mejor las cosas, darles profundidad, Sobre todo eliges las palabras más ajustadas a lo que quieres expresar. Es la forma más ideal de escribir largos párrafos rebosantes de descripciones, reflexiones y momentos de silencio. 

Todo esto que estoy escribiendo y que estáis leyendo ahora, lo estoy plasmando en mi cuaderno de notas de medio folio y es aquí a donde quería llegar. Hay gente que se lanza a la conquista de los blocs de folio entero. ¡Son unos masoquistas! Lo mejor son los cuadernos pequeños, creedme. El espacio reducido permite alcanzar una farsa mental.

“Cuanto llevo escrito… y no me ha costado nada... ¡Sigamos!”

Parece una bobada, pero es una verdad tan grande como una catedral. Lo malo viene después, cuando has de pasar lo que has emborronado sobre el papel a ordenador y, por muy rápido que seas, tu cuello, hombros y muñecas se rebelarán con un dolor bastante desagradable si resultas ser demasiado prolífico. 

Te queda el alivio del leerte al pasar a limpio, permitiéndote realizar una primera corrección en caliente.

Según como sea tu tipo de caligrafía, una cara de página de un cuadernos de 155 x 215 mm. rondará las 125-250 palabras. Dependerá también si está cuadriculado o no, y hasta de tus propias manías. 
Con dicha limitación, las caras van pasando y el horizonte se te hace menos oscuro. Se te anima el alma. Sin darte cuenta, te das ánimos para terminar esa historia que al principio te habías autoconvencido de que la tendrías que hacer en varias jornadas.

Respecto al procesador de textos, cuando escribía mi primera novela, lo hacía en plan burro, es decir: a Times New Roman 12, interlineado simple. Es muy duro, os lo puedo asegurar, porque 1.000 palabras es poco más de cara y media, si es que llega. Tecleas y tecleas y más que 28 líneas parece que tiene 300 el maldito folio blanco en la pantalla.

Hay formas de animarnos como es el ajustar la página al formato más común que se puede encontrar en los libros puestos a la venta en nuestro país. En vez de dejarnos llevar por la preferencia del programa, el dichoso Times New Roman 12, usemos el Garamond 17, interlineado simple, y, voilá, sucederá otro tanto como con los cuadernos de notas. 

De esto modo también nos daremos cuenta de que esas novelas que pululan por el mercado no son tan grandes como aparentan. 

Cuando comienzas a escribir y tu marca personal es la de un relato que, por ejemplo, apenas alcanza las 8.000 palabras (algo por lo que has sudado), puedes llegar a la conclusión nada acertada de que es una mierda pinchada en un palo. La historia en sí puede ser auténtica basura, cierto. Mucha gente comienza muy bien sus relatos y les atrapa ese pánico del volumen de caracteres escritos. Se agobia porque es incapaz de alcanzar tal y cual ritmo. Ve que su argumento se agota en escasos párrafos que es incapaz de hacer crecer. Se marchita ante la cuesta de folios en blanco. Una mierda, ¿no? Pero no es una mierda esa meta que has alcanzado. Es todo un logro, en serio. Con solo cambiar el tipo de letra, uno se puede dar cuenta que todas esas frases y diálogos, esas 8.000 míseras palabras, son 25 páginas si estuvieran contenidas en un libro publicado.

Este es un pequeño truco que, igual, no queráis emplear. Igual es que queréis ser tan burros como lo fui yo en el pasado. Quizá queréis dejar atrás estos miedos de principiantes y seguir, como lo sigo haciendo en la actualidad, a Times New Roman 12. 

Quitarse todos los miedos.

Cuando estoy escribiendo en el procesador sigo con el TNR 12. Después de escribir casi 150.000 en este plan para la primera novela, no hay mucho que atenace mis dedos sobre el teclado, pero sí empleo la Garamond 17 al darte la sensación de estar delante de un texto maquetado y editado y si, además, le quitas la pestaña de señalamiento de errores, mejor todavía. Y es que, para nuestra desgracia, la mayoría de los errores que cometemos al escribir los descubrimos una vez impreso el trabajo y si eres de mi gremio, de los que no les sobra el dinero en tinta de impresora y papel, esta técnica te obligará a leer con mayor atención tus propios escritos (mucho mejor cuanto más tiempo se hayan quedado en el fondo del archivo sin tocar, digamos, durante un par de meses (sé que dejarlos así es también muy duro)).

En total os he escrito, hasta ahora, 1.181 palabras mientras he estado esperando a que se templase la leche del desayuno. No es solo costumbre o rutina, sino el proveerse de las herramientas adecuadas para dar rienda suelta a lo que queremos escribir. De las herramientas depende todo. Las necesitamos para superar esas estúpidas barreras. No es sólo tener una imaginación despierta y desbordante, sino tener entre las manos una forma eficaz de plasmarla.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Primer capítulo de "Con 29 Letras"


En este bisoño programa literario, -nacido desde la editorial De Librum Tremens pero que da cabida a todos, al cual por supuesto damos nuestro apoyo-, ha tenido su hueco Historia Rei Militaris, pero también Luis Zueco con su última obra "Tierra sin Rey".

¡Apuntároslo!

http://con-29-letras.blogspot.com.es/2013/10/primer-programa-con-29-letras-en.html

lunes, 7 de octubre de 2013

Mi recopilación de relatos gratis!

Estimado amig@s,

Paso a comunicaros que hasta este próximo miércoles, día 9 de octubre, volvéis a tener la oportunidad de descargaros gratis mi recopilación de relatos de aventuras, misterio y terror en ebook desde AMAZON. 175 páginas de mar con zombies, combates y espías… Siempre con un toque de paranormal en su mayor parte. Ya sabéis que mi autor de cabecera es un tan Stephen King…


Os agradecería cantidad que, después de bajároslo y leerlo, puntuaseis el libro.

Como siempre, también podéis descargar las aventuras de Oskar y mi primera novela por un módico precio.

Para los que pululáis por Pontevedra y estáis todavía interesados en tener un ejemplar en papel de “Los últimos años de mi primera guerra”, mi primera obra publicada en formato tradicional y por una editorial, creo que aún los tienen en Librería Paz y, si además lo queréis firmado, ya sabéis donde estoy.

Un saludo!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Ya disponible el 5º número de Historia Rei Militaris

Ya está disponible el número 5 de nuestra revista de Historia militar favorita. Sí, ya podéis descargaros el último ejemplar de HRM.

Como siempre, abarcamos un gran abanico de tema y secciones. Para todos los gustos. Guerra civil en Rusia entre el Ejército Blanco y el Rojo, el conflicto irano-iraquí, Flandes, Cádiz durante la guerra de independencia, Siria, Creta durante la segunda guerra mundial, Vietnam, curiosidades, bibliografía, música...


CONTENIDO

· Editorial

· Indice y Créditos

· Noticias en Flash

· Bibliografía

· Entrevista – Antonio Villegas

· Protagonistas

· El artículo de El Gran Capitán

· Recreación Histórica (Reenactment)

· Aquellos viejos Grognards

· Tambores de guerra

· Fortificaciones en Cádiz durante la guerra de la independencia

· La contrarrevolución rusa. El ejército blanco (1917-1923)

· La campaña del Palatinado 2ª parte

· Correspondencia militar en Flandes

· Historia de una bandera

· Tropas thailandesas en Vietnam (1964-1972)

· Fallschirmjägers, los ángeles voladores en Creta

· Yusuf y Al-mansur, el auge del imperio Almohade

· Siria, perspectivas desde la historia

lunes, 23 de septiembre de 2013

De viaje por Indochina



Como ya sabéis absolutamente tod@s, desde la fecha marcada de Junio de 2012, mi vida ha ido dando tumbos, no cayendo siempre en momentos muy alegres. Ello también ha supuesto, no solo un obvio retraso, sino un abandono continuado de la segunda parte de “Los últimos años de mi primera guerra”, la cual, según su título provisional, sería conocida como “La vida sin Lilianne.”

La serie de incidentes, que ha supuesto que un manuscrito que ronda las 250 páginas (si estuviese publicado) haya quedado al relegado a un semirretiro, es amplia y no me voy a poner ahora a enumerarlas por ser de público conocimiento.

En ocasiones, las ideas se agolpan, mas acaban anotadas. Escenas, hechos, libros que leer… Entre estos últimos, llevaba meses tras uno y, al final, me he comenzado a hincarle el diente. Su título es “Viajes de exploración por las selvas de la Indochina”, de Hugo Adolph Bernatzik. Os podréis dar buena cuenta de por donde se paseará Lars, si se pasea, por las páginas que escriba. Esta obra, escrita a mediados de la década de 1930 es… Una delicia para el paladar del lector. Las palabras, los paisajes, hasta los olores… Una forma de escribir fantástica para ser un mero trabajo antropológico. Siempre rezuma un gustillo aventurero, romántico e ilustrado que ya se ha perdido. Y eso que solo voy por el principio. ¿Qué me deparará? Tendré que darme prisa, ya que es de la Biblioteca de Orense y tengo que devolverlo…

martes, 10 de septiembre de 2013

Siguiendo aguas al USS "Narhval"


Tod@s l@s que os habéis asomado a mi novela “Los últimos años de mi primera guerra”, destacáis la labor de investigación que llevé a cabo para su redacción. También os gusta la sección de anexos, algunos mapas, etc.

Respecto a esto último, hay algo a lo que presté especial atención, pero que no acabó incluyéndose en el libro porque se eliminó involuntaria en las galeradas. Me estoy refiriendo a la imagen que adorna esta entrada y que representa un plano del Océano Pacífico donde, día a día, con el Google Earth abierto, iba señalando los puntos por donde navegaba el Escuadrón de Destructores 47 donde encuadré al ficticio Narhval. Cuando me di cuenta de que no estaba entre las páginas, el libro ya estaba impreso y llevaba varios días en mi poder en papel.

Desde un principio tenía pensado subsanar este fallo por mi parte y creo que el que guste se descargue el mapa, aquí y ahora, será lo mejor. Posee unas dimensiones de 3296x1998 px y 2,03 Mb.

Como observación, indicaros que el plano no es una imagen descargada de Internet, sino aquel mapa que compré en Ebay, de un periódico de Chicago y que data de 1943.

Acabo de encontrar este documento que debería aparecer en las primeras páginas del libro y ahora soy incapaz de recordar donde guardé el gigantesco mapa…

lunes, 2 de septiembre de 2013

El sargento Rock protagoniza la 56ª colaboración con el blog Novilis


Tardes en una habitación junto a mi madre, postrada en su cama. Por aquel entonces, aún podía comunicarse con nosotros. 

Yo leí mientras ella dormía, aunque cuando abría los ojos no le gustaba que habláramos. Le molestaba hasta los susurros.

En aquellos momentos fue cuando leí esta obra y la reseñé. Hace ya unas cuantas semanas de aquello, incluso de su publicación en Novilis (justo dos días antes de que mi madre falleciera).

Os invito a leer mis impresiones sobre este cómic dibujado por uno de los grandes, Joe Kubert, y firmado por el no menos genial Azzarello.

http://novilis.es/?p=3948

jueves, 29 de agosto de 2013

Bourbon Street analiza "Los últimos años de mi primera guerra"



Desde que se dio a conocer mi novela “Los últimos años de mi primera guerra”, no han sido pocas las firmas que han dedicado su tiempo a leerla y a reseñarla. No obstante, algunas no pasaban de ser una extensión de la propia sinopsis de contraportada que, aunque agradecido estoy, me dejaba cierta sensación de desazón al quedarse allí, a nada de superar esa barrera invisible.

Por el contrario, otros tantos se han zambullido en la historia, en el personaje y en la época y si, de entre todos ellos he de elegir a uno, escojo a Porlomenix ("Bourbon Street"), digno ganador del concurso de ejemplares organizado por mi amigo Paco (“Un lector indiscreto"). Ésta última recensión publicada es, sin duda y a mis ojos, la mejor. Baja más allá de la cota de periscopio. Llega hasta los abismos de la personalidad, de todo lo que desprende la novela. Incluso más allá de lo que yo, como escritor, he podido extraer de mi propia obra.

Ciertamente me ha gustado mucho su reseña que os invito a leer: http://bourbonstreet-porlomenix.blogspot.com.es/2013/08/los-ultimos-anos-de-mi-primera-guerra.html

miércoles, 28 de agosto de 2013

Hoy hace un mes que nos dejaste, pero mi corazón te llorará mientras viva



Te echo mucho de menos, ama.


Tenía tantas cosas que expresar en esta página, pero no soy capaz… El vacío es inmenso, perdiéndose mis lágrimas en el abismo.

jueves, 18 de julio de 2013

Snowden en mi tercera colaboración con El Diario Militar


De unas semanas para acá, más que un simple ser de carne y hueso que escribe, asemejo a un alambique de mala leche, sarcasmo, ironía, agresividad ante el estado de las cosas. Seguramente no lo parece tras mi eterna fachada de oso, hasta que se cabrea.

Y claro, uno escribe tanto y tanto, que al final hasta acaba hablando en El Diario Militar de un tipo que responde al curioso nombre de Edward Snowden, que se pasea por las pantallas del mundo entero con una historia bien curiosa por la que muchos pierden el culo.


Yo soy muy excéptico, así que no invito a leer este artículo a aquellos que crean a pies juntillas lo que dice este individuo o que beban los vientos por el “amigo” Assange. El que avisa no es traidor.

De todos modos, os invito a leer y a comentar.



miércoles, 10 de julio de 2013

Enviado



El ejemplar de Irina ya ha partido para su destino con una dedicatoria muy especial y un dibujo a la altura del evento, del primer aniversario. Me he tirado el moco y me he puesto a dibujar a algunos de los personajes, no sé si con mucho acierto ya que uno reconoce sus limitaciones artísticas, pero lo hace aún más único al ejemplar.

Espero que le guste a la destinataria.

Un saludo!

lunes, 8 de julio de 2013

Algo que comparto con Stephen King

No, no os emocionéis al creer que me he hecho de oro con mis libros y que contáis con la amistad de un multimillonario aburrido. Para nada. No os llevéis a engaño.

Quizá lo más acercado sea el escaso atractivo físico, pero no me refiero a eso tampoco.

¡Dejad ya de mataros neuronas en tan bizantino intento y, simplemente, seguir leyendo! ¡Joé!

En una de mis continuas divagaciones diarias, algunas de las cuales terminan por emborronar algunas cuartillas de papel por medio de un bolígrafo azul, se me cruzó cierta escena de la novela Tommyknockers, y descubrí nuestra estrecha relación. El que él, Stephen King, escribiera algo así no fue un mero azar: sufre de la misma frustración que yo (y muchos otros). ¿A qué me estoy refiriendo? Bien, la protagonista es una joven escritora de novelas de vaqueros que responde al nombre de Bobby Anderson que tras el (¿feliz?) descubrimiento de parte de una nave espacial en sus tierras, con unos simpáticos bichillos en su interior, crea una máquina de escribir telequinética que trascribe sus pensamientos, incluso cuando duerme, lo cual le permite firmar la mejor obra que haya salido de la cornucopia de su imaginación hasta aquel mismo instante. Un libro de tomo y lomo, de premio, vamos. De los que se agotarían en los estantes de las librerías.

No me cabe la menor duda de que a King le encantaría inventar o que alguien lo hiciera por él ese aparato, eso sí, sin tener que sufrir los efectos secundarios de que tus genitales se conviertan en unos juguetones tentáculos.

Cualquiera que se haya iniciado en este mundo de la literatura, desde el Lado Sufrido, ha vivido ese relampagazo, esa escena maravillosa, cargada de trepidantes diálogos, de léxico expresivo y apasionante, de... Que se desarrolla sola en el metro o delante del espejo del cuarto de baño.

Sí, seguro que ellos, tú mismo, compartes este anhelo secreto con King. Sabéis a qué me refiero, porque luego, cuando te poner delante del bloc de notas o de la pantalla de ordenador para registrar lo que ha brotado libre y majestuosamente de tu voluble imaginación hace unos minutos o, incluso, segundos... Lo que termina enguarrando la página con tinta o con bits de información es... ¡UNA PUTA MIERDA! Sí, no hay otra forma de expresarlo. Relees lo que has “copiado” de tu mente y te preguntas que cómo te atreves a autodenominarte “escritor”. BASURA, BASURA, BASURA... Aquel instante de grandiosa inspiración, de palabras que florecen solas en la fértil oscuridad de tu frente, simplemente se marchitan. No son más que flores de camelia de escasos instantes de vida que, tras enamorar en la rama, caen al suelo pudriéndose de inmediato.

Yo también quiero la máquina de Bobby Anderson, pero... ¿Si se hiciera realidad ya no tendría gracia escribir? En la actualidad casi cualquiera puede escribir... ¿Se prostituiría el arte? Un poco exagerado.

Pero, dejémonos de estúpidas preguntas y vayamos al grano, joder. 

El vivir eso es frustrante y odioso, penoso, amargo, espantoso, nauseabundo y, al final, puramente humano.

El remedio consistirá en divagar delante del PC o del cuaderno, y no cuando te estás cepillando los dientes, pero las musas son así de cabronas...

viernes, 5 de julio de 2013

Irina es la ganadora!


Ayer se celebró, como bien sabéis el sorteo de la Lotería nacional que señalé para nuestro particular sorteo del primer aniversario de "Los últimos años de mi primera guerra", resultando el número 50.132.

Es decir, el 32.

Como podéis comprobar, quién más se ha acercado ha sido IRINA, que escogió el 34, casi pleno.

Enhorabuena, Irina!

Y gracias a los demás!

jueves, 4 de julio de 2013

Hoy es el día del sorteo!


El sorteo de un muy especial ejemplar de “Los últimos años de mi primera guerra” coincidirá con el sorteo de la Lotería Nacional de hoy, jueves, 4 de Julio de 2013 a las 21.00 horas. ¡Entonces sabremos quién ha sido el/la afortunad@!

Os habéis apuntado 6 personas con los siguientes números:
  • Antonio. 22
  • Irina. 34
  • Jesús. 51
  • Juan Manuel. 58
  • Kique. 73
  • Munia. 81
Suerte!

lunes, 1 de julio de 2013

Quincuagésima colaboración con NOVILIS


Volvemos y lo hacemos con un clásico: La tragedia de Hamlet. Sobran las palabras y explicaciones, tan solo leer mi reseña.

Como siempre, agradecidos serán vuestros comentarios :)

http://novilis.es/?p=3893

miércoles, 26 de junio de 2013

Número de descargas de mis ebooks



Creo que es hora de indicar el número de descargas durante la promoción gratuita de “Oskar. Aventuras de un viejo gato de mar. 1939” y “Guardianes del Azul profundo y otros relatos de aventuras, misterio y terror” y, la verdad, habéis superado marcas, aunque con la novela del gatico no ha habido tanto interés como en la primera ocasión en la que pudisteis descargarla.

Ahí van los números:

  • Oskar. Aventuras de un viejo gato de mar. 1939” ha interesado 64 personas, que unidas a las 101 descargas de aquel periodo anterior, suma 165, lo cual ¡no está nada mal!
  • Guardianes del Azul profundo y otros relatos de aventuras, misterio y terror”, por su parte, por su novedad, supongo, ha sido descargada a los soportes Kindle hasta en 123 ocasiones.
He aprendido que el nivel de tráfico disminuye en los fines de semana, así que para la próxima promoción procederé a saltar los sábados y domingos.

¡Solo me resta daros las gracias por leer y disfrutar de mis palabras y de participar en esta celebración!


martes, 25 de junio de 2013

Seguimos celebrando el primer aniversario de la publicación de "Los últimos años de mi primera guerra"


Lamentablemente el plazo para descargar mis otros dos ebooks expiró este pasado domingo (son así los de KDP…), pero aún podéis adquirirlo al irrisorio precio de 0,89 € cada uno. En realidad, por solo 1,72 € disfrutaréis de más de 300 páginas de aventuras en Indochina y de relatos espeluznante.

Mas esta no es la cuestión. aún podéis optar, hasta el próximo 30 de este mes de junio, hasta las 2359 horas, a un ejemplar muy especial de mi primera novela publicada en papel con el sello Delibrumtremens; ¡y es que no todos los días se cumplen años!

Os refresco la memoria indicándoos que tenéis que remitirme un mail a caballerodegondor@yahoo.es con el asunto “Sorteo Los Últimos”, en el que además deberéis indicarme un número entre el 1 y el 100 (en caso de que el escogido ya haya sido elegido por otro concursante, se os indicará tal incidencia para que digáis al azar otro).

También recordar que el sorteo coincidirá con el resultado de la lotería cuyo día indicaré con antelación.

Por último, el sorteo se circunscribe a territorio nacional español. Esto último no sé si quedó muy claro en la primera convocatoria… Si es así, que hubo confusión, y el ganador vive fuera de nuestras fronteras y se presentó antes de esta aclaración, pues no tendré más que jod… y aguantarme. La cuestión estriba en los malditos gastos de envío, pero esto no quiere decir que el resto de ciudadanos de este lugar llamado Mundo tengan vedada la participación. Si me adelantan en caso de ser agraciados los gastos de envío, no hay problema (y es que la última vez ascendió la suma a 22,00 €).

Así, solo me resta agradeceremos con sinceridad vuestras felicitaciones, tanto de los que ya habéis devorado mis páginas como de los que os lanzáis al descubrimiento ahora... También por parte participar de esta celebración.

¡¡Lo dicho!!


¡¡GRACIAS y SUERTE!!

miércoles, 19 de junio de 2013

¡Celebrando el primer aniversario!



Por ello es razón más que suficiente para tirar un poco la casa por la ventana celebrando este cumpleaños dela novela “Los últimos años de mi primera guerra”.

Y os preguntaréis que en qué consistirá esta celebración, claro. Por supuesto no es que tengáis que hacerme un regalo, bueno, quizá sí, pero ese obsequio es más bien para vosotros.

En primer lugar, durante esta semana podréis descargaros gratuitamente mis dos ebooks de Amazon a vuestras tablets totalmente gratis. Os hablo de las aventuras de Oskar (que no son infantiles, que no sé por qué la gente llega a tal conclusión) y mi recopilación de relatos de aventuras, misterio y terror. Por supuesto, ya podéis darle al enlace y descargar lo que queráis:



Pero estamos celebrando el primer añito de mi primera novela publicada en papel (y única por el momento). ¿No hay nada relacionado con ella? Pues sí. Quién lo desee, puede participar en un sorteo de un ejemplar (a nivel nacional) que dedicaré para tan magna festividad. Y para participar solo tenéis que mandarme un mail a la cuenta caballerodegondor@yahoo.es con el asunto “Sorteo Los últimos” y un número del 1 al 100. Para participar tendréis hasta el día 30 de Junio a las 2359 horas. No dudéis en participar.

Cuando esté todo, celebraremos el sorteo con los últimas dos cifras de un sorteo de lotería que determinaré de antemano.

¡Venga! ¡Tod@s a celebrarlo!

martes, 4 de junio de 2013

Segunda parte de la aventura del excrucero español "Don Juan de Austria" bajo pabellón americano


A mí, particularmente, ya me estaba alarmando la tardanza a la hora de publicarse esta segunda parte, este ecuador, sobre la aventura tras 1898 del una vez crucero español Don Juan de Austria

Justo me encontré ayer, cuando entré por la puerta dispuesto a almorzar, con un sobre marrón con los conocidos distintivos del Cuartel General de la Armada y de la Revista General de Marina, pero algo más abultado que de costumbre, lo cual es indicio indubitado, aún sin tener que molestarse uno en rasgarlo, de que contiene las cuartillas por triplicado de un artículo publicado a tu nombre, más el propio ejemplar.

Y es que resulta que tenía entre las manos el nº de Mayo 2013 de nuestra querida RGM, y ahí está mi nombre de nuevo, dando guerra (también en la sección “Misceláneas” con dos aportaciones).

Seguimos con la vida del Austria bajo pabellón de la Unión y en este capítulo tendréis la oportunidad de verlo desplegado en la Rebelión Bóxer y en las Filipinas, y ya os adelanto que el próximo será el fin de su historia, que llegará poco más allá de la conocida como Gran Guerra (1914-1918), con anécdotas no poco curiosas, participando hasta caníbales.

Segunda parte del mejor y más documentado artículo que haya escrito jamás para la RGM. Disfrutadlo y comentadme lo que queráis.

Un saludo!

lunes, 3 de junio de 2013

Reseña 54 en Novilis: "La Casa Rusia", de John le Carré


Bueno, ya van 54 artículos o reseñas para NOVILIS. El tiempo sigue pasando y cayendo, sin posibilidad alguna de detenerlo. Es algo de lo que se da uno cuenta cuando deja atrás esos años infantiles y de adolescencia en los que el segundero del reloj parecía caminar con torpeza. Ahora corre.

En esta ocasión he tenido la oportunidad de releer la única novela de John Le Carré que tenemos en casa, “La Casa Rusia” y de hacer una relectura en mi propia mente que, por supuesto, no he dudado en compartir en dicho veterano blog.

Como siempre, aunque cada vez estáis más cohibidos o sois más tímidos (o, directamente, pasáis del tema), os invito a comentar y discutir la obra.

martes, 28 de mayo de 2013

Disponible el nº 4 de la revista HRM


Si es que en HRM no nos paramos quietos. Podría decirse que somos de culo muy inquieto y volvemos a sacar otro número, el cuarto, rondando las 130 páginas en la que tienen cabida desde soldados del Antiguo Egipto hasta iraquíes de la década de 1980, pasando por Flandes, guerras púnicas, el siglo de oro de la navegación, almohades, entrevista, música, libros… Vamos, un trabajo de primera como viene siendo la norma, dejando el pabellón, cada vez, un poco más alto.

Y, encima, lo hacemos por amor al arte y para que podáis leer artículos de primera en vuestros soportes informáticos totalmente gratis.

Por supuesto, os invitamos a devorar este nuevo número y a que os hagáis eco por toda la Red, para que HRM, que ya es una editorial de papel también (habiendo recibido el bautismo de fuego hace nada con varios trabajos), sea conocida y reconocida.


¡Fuerza y Honor!

miércoles, 15 de mayo de 2013

Celebrando el aniversario



El mes que viene ya hará un año de la publicación de “Losúltimos años de mi primera guerra” y creo bien que hay que celebrarlo de alguna manera. Para ir abriendo boca, en el programa de Radio 21, “Castillos en elAire”, he procedido a organizar junto a mi tocayo, su director, un sorteo paralos seguidores de su blog. Solo tenéis que seguirlo e indicar que queréisparticipar y ya está, aunque todavía hay que centrar algunos aspectos sobre fecha, etc. Así que estad atentos. Supongo que también valdrá si lo seguís en Facebook por si no tenéis perfil Blogguer.

Os espero.

lunes, 13 de mayo de 2013

Guardianes del Azul profundo y otros relatos de aventuras, misterio y terror.

Llega el momento en el que un escritor ha de reunir todos los relatos que pueda encontrar, contenidos en hojas emborronadas y archivos .doc perdidos por el ordenador… Está en su derecho y este es el primer volumen que os podréis descargar por 0,89 € en Amazon (y el segundo ebook que publico por mi cuenta).

Hace ya unos cuantos días que está disponible, pero como habréis podido averiguar (no hay que ser un lince) no ha habido muchas ganas de publicar en los blogs. Sigo sin tener ganas, pero hay que seguir adelante aun cuando no ha terminado la tristeza. 

En esta recopilación de relatos podréis navegar por el Cantábrico y por el Atlántico, rodeados de una extraña atmósfera; escapar o caer en las garras de zombies; sentir algo… 

¡Os invito a que os adentréis en los recovecos de mi mente en pequeñas píldoras y por un precio irrisorio!

martes, 9 de abril de 2013

Reseña de Paco en más lugares



Gracias al esfuerzo de nuestro amigo Paco, también tenemos sus palabras sobre “Los últimos años de mi primera guerra” en los portales NOVILIS y MELIBRO.

¡Eternamente agradecido!

miércoles, 3 de abril de 2013

Sorteo de un ejemplar de "Los últimos años de mi primera guerra" en "Un lector indiscreto"


Si ayer nuestro amigo Paco (eres un crack!) nos traía sus reseña sobre “Los últimos años de mi primera guerra”, hoy organiza un sorteo de un ejemplar.

Las bases en el siguiente enlace:


¡No dudéis en apuntaros!

martes, 2 de abril de 2013

Reseña de "Los últimos años de mi primera guerra" en "Un lector indiscreto"



Ya hacía tiempo que nadie hacía una reseña sobre “Los últimos años de mi primera guerra”. Parecía ya su fuego extinguido, pero siempre hay un soplo de vida, una ligera brisa que espanta el humo de la desolación y se embolsa en la lona y empuja el buque.

En esta ocasión, nuestro amigo Paco, un lector indiscreto (¿por qué indiscreto? Tendría que preguntárselo), tras leerse mi novela en el ciclo de autores gallegos o residentes en la CA de Galicia (mi caso), ha decidido traeros a todos sus impresiones sobre mi ópera prima.

Podría destacar de la reseña lo siguiente:

Los últimos años de mi primera guerra (Editorial De Librum Tremens) es una novela en la que nos encontramos con personajes todos sacados de la imaginación del autor pero que bien podían ser de carne y hueso, que representan a esa juventud que vio truncada su vida, pues vemos cómo entre ellos había verdaderos niños, que a los diecisiete años ya podían ser llamados a filas. Ven cómo esa parte de su vida se tira por la borda y se convierten, de repente, en personas adultas convertidos en despojos humanos llenos de remordimientos que provocarían muchas noches de pesadillas, y verían cómo saldría a flote lo peor que lleva dentro el ser humano y que les lleva a cometer verdaderas barbaridades para poder sobrevivir en una guerra sin sentido. Una novela que, a medida que nos vamos adentrando en la narración, abandonamos la relativa tranquilidad de los primeros capítulos para ver cómo el interés por lo que se relata va en aumento, pues ya está más presente la acción.”

Pero mejor será que os la leáis completa y en el siguiente enlace y, como siempre, gracias de antemano por comentar. Y también, cómo no, muchas gracias a Paco.

martes, 5 de marzo de 2013

La promoción gratuita de Oskar supera el centenar de descargas



Cuando al fin pude ayer ponerme a los mandos de mi pc, ya era bastante tarde como para preparar las actualizaciones del blog. Había otras cosas más importantes de las que preocuparme, creedme. Además, ya eran casi las 1400 horas.

Pero, sin miedo a confesarlo, cuando abrí la tapa del portátil fui corriendo a ver cuántas descargas totales había tenido Oskar con la promoción gratuita para Kindle. Los cinco días se hicieron muy breves, aún así, hubo un total de 101 personas que se han llevado a su ereader o tablet las aventuras de este peculiar peludo por la Indochina francesa de Septiembre de 1939.

Ante tal éxito, aunque sea sin haber ganado un solo céntimo, anima a uno a continuar con la senda de las aventuras en la Francia de Vichy, el enfrentamiento con Tailandia o la entrada de las tropas japonesas en Saigón como telón de fondo para que un gato se pasee por entre las páginas.

¡Sólo es cuestión de animarse!

jueves, 28 de febrero de 2013

Oskar a 0,00 €uros

Sí, no es broma.

Por unos días podéis descargaros gratuitamente mi segunda novela para ereader Kindle y para aplicación de lectura de Amazon. ¡Aprovecharos de la oferta!

http://www.amazon.es/Oskar-Aventuras-viejo-gato-ebook/dp/B00B4R3Y0Q/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1362047605&sr=1-1

martes, 29 de enero de 2013

Colaborando en el nº 1 de Cuadernos de Bitácora



Tengo la suerte de ser unos de los colaboradores de la nueva revista de Misterio y Ciencia online, "Cuadernos de Bitácora", nacida bajo los auspicios de Detectives de lo Insólito. Como bien os podréis imaginar, he escrito un artículo en el que mezclo lo inexplicable con lo militar y la segunda guerra mundial. Así, he derivado mi mirada hacia un hecho que se ha convertido en uno de los Expedientes X de la Marina de guerra de los Estados Unidos de América y que, setenta años después, aún sigue sin resolver: la desaparición de la tripulación del dirigible L-8 de observación.